Recetas de cócteles, licores y bares locales

Visitas turísticas en Charleston Harbour

Visitas turísticas en Charleston Harbour

Disfruta del atardecer en el crucero BBQ & Blues

La Carolina Belle en el puerto de Charleston

Charleston Harbour Tours está descontando sus cruceros Blues & BBQ Harbour. Por $ 39.95, el Carolina Belle recibe huéspedes cada dos jueves para un crucero de dos horas al atardecer por el puerto histórico de Charleston.

Al salir del puerto desde el Charleston Maritime Center, los huéspedes del Carolina Belle disfrutan de vistas de cerca de las casas señoriales de Charleston a lo largo de Battery y pasan por lugares de interés histórico como Fort Sumter, donde se realizaron los primeros disparos de la guerra civil. Otras vistas históricas incluyen Forts Moultrie y Johnson, la iglesia episcopal de St. Michael y el puente Arthur Ravenel Jr.

El artista de blues Shrimp City Slim y su banda estarán a bordo del barco para entretener a los invitados.

El precio de la entrada incluye el acceso a un buffet de barbacoa que ofrece el equipo local de barbacoa del Fiery Ron. El buffet incluye los favoritos del sur como cerdo desmenuzado, berza de pollo a la barbacoa, judías verdes, macarrones con queso y arroz rojo.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown fue utilizado como portaaviones antisubmarino y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una exitosa misión a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas golpearon el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. Después de servir en la Guerra de Corea y desafiar las aguas infestadas de minas en el puerto de Wonsan, el USS Laffey ganaría dos estrellas de batalla adicionales.

El USS Laffey fue dado de baja en 1975 y designado Monumento Histórico Nacional en 1986. Ahora atracado en Patriot's Point, es una visita obligada para los amantes de la historia.

El USS Clamagore (SS-343)

El USS Clamagore es un icónico acorazado de la Guerra Fría que sirvió durante 30 años durante la Guerra Fría. Es el único submarino GUPPY III conservado en los Estados Unidos.

El USS Clamagore fue encargado en junio de 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Construido como un submarino clase Baleo por la División de Barcos Eléctricos de General Dynamics Corporation, el Clamagore operó por primera vez en Key West, Florida, bajo el mando del Comandante S.C. Loomis, Jr.

Después de asumir numerosas operaciones y giras, el USS Clamagore regresó a Charleston en 1960. En 1948, se convirtió en uno de los nueve submarinos en someterse a la conversión GUPPY III, una iniciativa de la Armada de los Estados Unidos para mejorar su rendimiento submarino. Para aclarar a los que están fuera del ejército, GUPPY es un acrónimo de Greater Underwater Propulsion Power Program, con la "y" agregada para la pronunciabilidad.

Durante la conversión, el acorazado se redujo a la mitad y se agregó una nueva sección de casco. Recibió una mejora impresionante para un submarino de la era de la Segunda Guerra Mundial, con el último sistema de control de incendios y electrónica instalada.

El USS Clamagore fue dado de baja en 1975 y se agregó a la Flota Patriots Point en 1981. Fue nombrado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Desafortunadamente, el USS Clamagore sufre una grave fatiga estructural, cuya reparación se estima en 6 millones de dólares. En enero de 2017, el museo firmó un acuerdo con Artificial Reefs International-Clamagore para hundir el USS Clamagore en el océano cerca de Florida, convirtiéndolo en un arrecife artificial.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown se utilizó como portaaviones antisubmarino y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una exitosa misión a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas impactaron en el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. Después de servir en la Guerra de Corea y desafiar las aguas infestadas de minas en el puerto de Wonsan, el USS Laffey ganaría dos estrellas de batalla adicionales.

El USS Laffey fue dado de baja en 1975 y designado Monumento Histórico Nacional en 1986. Ahora atracado en Patriot's Point, es una visita obligada para los amantes de la historia.

El USS Clamagore (SS-343)

El USS Clamagore es un icónico acorazado de la Guerra Fría que sirvió durante 30 años durante la Guerra Fría. Es el único submarino GUPPY III conservado en los Estados Unidos.

El USS Clamagore fue encargado en junio de 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Construido como un submarino clase Baleo por Electric Boat Division de General Dynamics Corporation, el Clamagore operó por primera vez en Key West, Florida, bajo el mando del Comandante S.C. Loomis, Jr.

Después de asumir numerosas operaciones y giras, el USS Clamagore regresó a Charleston en 1960. En 1948, se convirtió en uno de los nueve submarinos en someterse a la conversión GUPPY III, una iniciativa de la Armada de los Estados Unidos para mejorar su rendimiento submarino. Para aclarar a los que están fuera del ejército, GUPPY es un acrónimo de Greater Underwater Propulsion Power Program, con la "y" agregada para la pronunciabilidad.

Durante la conversión, el acorazado se redujo a la mitad y se agregó una nueva sección de casco. Recibió una mejora impresionante para un submarino de la era de la Segunda Guerra Mundial, con el último sistema de control de incendios y electrónica instalada.

El USS Clamagore fue dado de baja en 1975 y se agregó a la Flota Patriots Point en 1981. Fue nombrado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Desafortunadamente, el USS Clamagore sufre de una seria fatiga estructural, con un costo estimado de $ 6 millones para reparar. En enero de 2017, el museo firmó un acuerdo con Artificial Reefs International-Clamagore para hundir el USS Clamagore en el océano cerca de Florida, convirtiéndolo en un arrecife artificial.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra Revolucionaria Estadounidense, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown se utilizó como portaaviones antisubmarino y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una exitosa misión a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas impactaron en el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. Después de servir en la Guerra de Corea y desafiar las aguas infestadas de minas en el puerto de Wonsan, el USS Laffey ganaría dos estrellas de batalla adicionales.

El USS Laffey fue dado de baja en 1975 y designado Monumento Histórico Nacional en 1986. Ahora atracado en Patriot's Point, es una visita obligada para los amantes de la historia.

El USS Clamagore (SS-343)

El USS Clamagore es un icónico acorazado de la Guerra Fría que sirvió durante 30 años durante la Guerra Fría. Es el único submarino GUPPY III conservado en los Estados Unidos.

El USS Clamagore fue encargado en junio de 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Construido como un submarino clase Baleo por la División de Barcos Eléctricos de General Dynamics Corporation, el Clamagore operó por primera vez en Key West, Florida, bajo el mando del Comandante S.C. Loomis, Jr.

Después de asumir numerosas operaciones y recorridos, el USS Clamagore regresó a Charleston en 1960. En 1948, se convirtió en uno de los nueve submarinos en someterse a la conversión GUPPY III, una iniciativa de la Armada de los Estados Unidos para mejorar su rendimiento submarino. Para aclarar a los que están fuera del ejército, GUPPY es un acrónimo de Greater Underwater Propulsion Power Program, con la "y" agregada para la pronunciabilidad.

Durante la conversión, el acorazado se redujo a la mitad y se agregó una nueva sección de casco. Recibió una mejora impresionante para un submarino de la era de la Segunda Guerra Mundial, con el último sistema de control de incendios y electrónica instalada.

El USS Clamagore fue dado de baja en 1975 y se agregó a la Flota Patriots Point en 1981. Fue nombrado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Desafortunadamente, el USS Clamagore sufre de una seria fatiga estructural, con un costo estimado de $ 6 millones para reparar. En enero de 2017, el museo firmó un acuerdo con Artificial Reefs International-Clamagore para hundir el USS Clamagore en el océano cerca de Florida, convirtiéndolo en un arrecife artificial.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown se utilizó como portaaviones antisubmarinos y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una exitosa misión a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas impactaron en el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. Después de servir en la Guerra de Corea y desafiar las aguas infestadas de minas en el puerto de Wonsan, el USS Laffey ganaría dos estrellas de batalla adicionales.

El USS Laffey fue dado de baja en 1975 y designado Monumento Histórico Nacional en 1986. Ahora atracado en Patriot's Point, es una visita obligada para los amantes de la historia.

El USS Clamagore (SS-343)

El USS Clamagore es un icónico acorazado de la Guerra Fría que sirvió durante 30 años durante la Guerra Fría. Es el único submarino GUPPY III conservado en los Estados Unidos.

El USS Clamagore fue encargado en junio de 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Construido como un submarino de clase Baleo por la División de Barcos Eléctricos de General Dynamics Corporation, el Clamagore operó por primera vez en Key West, Florida, bajo el mando del Comandante S.C. Loomis, Jr.

Después de asumir numerosas operaciones y giras, el USS Clamagore regresó a Charleston en 1960. En 1948, se convirtió en uno de los nueve submarinos en someterse a la conversión GUPPY III, una iniciativa de la Armada de los Estados Unidos para mejorar su rendimiento submarino. Para aclarar a los que están fuera del ejército, GUPPY es un acrónimo de Greater Underwater Propulsion Power Program, con la "y" agregada para la pronunciabilidad.

Durante la conversión, el acorazado se redujo a la mitad y se agregó una nueva sección de casco. Recibió una mejora impresionante para un submarino de la era de la Segunda Guerra Mundial, con el último sistema de control de incendios y electrónica instalada.

El USS Clamagore fue dado de baja en 1975 y se agregó a la Flota Patriots Point en 1981. Fue nombrado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Desafortunadamente, el USS Clamagore sufre de una seria fatiga estructural, con un costo estimado de $ 6 millones para reparar. En enero de 2017, el museo firmó un acuerdo con Artificial Reefs International-Clamagore para hundir el USS Clamagore en el océano cerca de Florida, convirtiéndolo en un arrecife artificial.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones de la clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra Revolucionaria Estadounidense, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown fue utilizado como portaaviones antisubmarino y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una misión exitosa a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas impactaron en el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. Después de servir en la Guerra de Corea y desafiar las aguas infestadas de minas en el puerto de Wonsan, el USS Laffey ganaría dos estrellas de batalla adicionales.

El USS Laffey fue dado de baja en 1975 y designado Monumento Histórico Nacional en 1986. Ahora atracado en Patriot's Point, es una visita obligada para los amantes de la historia.

El USS Clamagore (SS-343)

El USS Clamagore es un icónico acorazado de la Guerra Fría que sirvió durante 30 años durante la Guerra Fría. Ella es el único submarino GUPPY III conservado en los Estados Unidos.

El USS Clamagore fue encargado en junio de 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Construido como un submarino clase Baleo por la División de Barcos Eléctricos de General Dynamics Corporation, el Clamagore operó por primera vez en Key West, Florida, bajo el mando del Comandante S.C. Loomis, Jr.

Después de asumir numerosas operaciones y recorridos, el USS Clamagore regresó a Charleston en 1960. En 1948, se convirtió en uno de los nueve submarinos en someterse a la conversión GUPPY III, una iniciativa de la Armada de los Estados Unidos para mejorar su rendimiento submarino. Para aclarar a los que están fuera del ejército, GUPPY es un acrónimo de Greater Underwater Propulsion Power Program, con la "y" agregada para la pronunciabilidad.

Durante la conversión, el acorazado se redujo a la mitad y se agregó una nueva sección de casco. Recibió una mejora impresionante para un submarino de la era de la Segunda Guerra Mundial, con el último sistema de control de incendios y electrónica instalada.

El USS Clamagore fue dado de baja en 1975 y se agregó a la Flota Patriots Point en 1981. Fue nombrado Monumento Histórico Nacional en 1989.

Desafortunadamente, el USS Clamagore sufre de una seria fatiga estructural, con un costo estimado de $ 6 millones para reparar. En enero de 2017, el museo firmó un acuerdo con Artificial Reefs International-Clamagore para hundir el USS Clamagore en el océano cerca de Florida, convirtiéndolo en un arrecife artificial.


Acorazados monumentales de Charleston

Para los amantes de la historia y los aficionados al mar, unas vacaciones en Charleston no están realmente completas sin una visita al Museo Naval y Marítimo de Patriots Point. Hogar de legendarios acorazados de la Segunda Guerra Mundial como el USS Yorktown, el museo es uno de los dos únicos museos del país que tiene más de dos acorazados, lo que lo convierte en una de las atracciones más populares de la Ciudad Santa.

Ubicado en la ciudad mejor calificada de Mount Pleasant en el hermoso puerto de Charleston, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de ver de cerca los magníficos acorazados monumentales de Charleston y aprender sobre los héroes a bordo. Como el cuarto museo naval más grande del país, no le faltarán cosas que hacer en Patriots Point.

El USS Yorktown (CV0-10)

Atracado en Patriots Point se encuentra el USS Yorktown, el décimo portaaviones en servir en la Marina de los Estados Unidos y uno de los 24 portaaviones de la clase Essex construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado en honor a la Batalla de Yorktown en la Guerra Revolucionaria Estadounidense, Yorktown ha jugado un papel fundamental en la historia de nuestro país.

Una breve historia del USS Yorktown

El USS Yorktown se construyó en solo 16 meses y medio, poco tiempo para un acorazado de su tamaño. Encargada el 15 de abril de 1943, la "Dama Luchadora", como la llamaban, participó en la Ofensiva del Pacífico, que resultó en una victoria aliada sobre Japón en 1945.

Su servicio en la Segunda Guerra Mundial le valió al USS Yorktown la Mención de Unidad Presidencial y 11 estrellas de batalla, pero aún no había terminado. En la década de 1950, el Yorktown se utilizó como portaaviones antisubmarino y participó en la Guerra de Vietnam (1965-1968), por la que ganó cinco estrellas de batalla.

En diciembre de 1968, el Yorktown completaría su misión final: recuperar a la tripulación del Apolo 8 después de una misión exitosa a la luna.

El USS Yorktown fue dado de baja en 1970 y se convirtió en un barco museo en Patriots Point cinco años después. Ahora, un Monumento Nacional, el USS Yorktown tiene casi 75 años y todavía atrae a cientos de miles de personas cada año que desean subir a bordo del legendario y monumental acorazado.

El USS Laffey (DD-724)

Atracado junto al USS Yorktown se encuentra el USS Laffey, un destructor clase Allen M. Sumner construido por Bath Iron Works en Maine. También conocido como "El barco que no moriría", el USS Laffey es el único destructor de clase Sumner superviviente en América del Norte, después de resistir múltiples ataques y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Una breve historia del USS Laffey

El 8 de febrero de 1944, el USS Laffey fue comisionado en Bath, Maine, con el contraalmirante Frederick Becton al mando. Después del entrenamiento inicial, el barco se preparó para la invasión de Normandía, donde el destructor clase Sumner apoyaría a las fuerzas aliadas en la lucha contra los alemanes en junio de 1944.

Además de sobrevivir a los tumultuosos aterrizajes del Día D en Normandía, el USS Laffey también resistió múltiples bombardeos de 22 aviones Kamikaze japoneses y bombarderos convencionales mientras operaba en Okinawa en 1945. Luchando durante 80 minutos, el barco logró derribar muchos aviones entrantes. pero no sin recibir grandes golpes también.

Siete aviones suicidas se estrellaron contra el USS Laffey y dos bombas impactaron en el barco, matando a 32 e hiriendo a 71 de los 336 tripulantes. Aún así, el USS Laffey sobrevivió y se ganó su famoso nombre en tiempos de guerra, "El barco que no moriría".

El servicio del barco en la Segunda Guerra Mundial también resultó en la Mención de Unidad Presidencial y cinco estrellas de batalla. After serving in the Korean War and braving mine-infested waters at Wonsan Harbor, the USS Laffey would earn two additional battle stars.

The USS Laffey was decommissioned in 1975 and designated a National Historic Landmark in 1986. Now docked at Patriot’s Point, she is a must-see for history lovers.

The USS Clamagore (SS-343)

The USS Clamagore is an iconic Cold War Battleship that served for 30 years during the Cold War. She is the only GUPPY III submarine preserved in the United States.

The USS Clamagore was commissioned in June 1945 at the end of World War II. Built as a Baleo-class submarine by Electric Boat Division of General Dynamics Corporation, the Clamagore first operated off Key West, Florida under Commander S.C. Loomis, Jr.

After assuming numerous operations and tours, the USS Clamagore returned to Charleston in 1960. In 1948, she became one of only nine submarines to undergo GUPPY III conversion, an initiative by the U.S. Navy to improve her underwater performance. To clarify for those outside of the military, GUPPY is an acronym for the Greater Underwater Propulsion Power Program, with the “y” added for pronounceability.

During the conversion, the battleship was cut in half, and a new hull section was added. She received an impressive upgrade for a World War II-era submarine, with the latest fire control system and electronics installed.

The USS Clamagore was decommissioned in 1975 and was added to the Patriots Point Fleet in 1981. She was made a National Historic Landmark in 1989.

Unfortunately, the USS Clamagore suffers from serious structural fatigue, costing an estimated $6 million to repair. In January 2017, the museum signed a deal with Artificial Reefs International-Clamagore to sink the USS Clamagore in the ocean near Florida, making it an artificial reef.


Monumental Battleships of Charleston

For history buffs and maritime aficionados, a Charleston vacation isn’t truly complete without a visit to Patriots Point Naval & Maritime Museum. Home to legendary World War II battleships such as the USS Yorktown, the museum is one of only two museums in the country that has more than two battleships, making it one of the most popular attractions in the Holy City.

Located in the top-rated city of Mount Pleasant on the beautiful Charleston Harbor, the museum offers visitors a chance to see Charleston’s magnificent monumental battleships up close and learn about the heroes aboard them. As the fourth largest naval museum in the country, you won’t be short on things to do at Patriots Point.

The USS Yorktown (CV0-10)

Docked at Patriots Point is the USS Yorktown, the 10 th aircraft carrier to serve in the U.S. Navy and one of only 24 Essex-class aircraft carriers built during World War II. Named after the Battle of Yorktown in the American Revolutionary War, the Yorktown has played a pivotal role in our country’s history.

A Brief History of the USS Yorktown

The USS Yorktown was built in just 16 ½ months—a short time for a battleship of its size. Commissioned on April 15, 1943, the “Fighting Lady,” as she was called, participated in the Pacific Offensive, which resulted in an Allied victory over Japan in 1945.

Her service in World War II earned the USS Yorktown the Presidential Unit Citation and 11 battle stars, but she wasn’t finished yet. In the 1950s, the Yorktown was used as an anti-submarine aircraft carrier and took part in the Vietnam War (1965-1968), for which she earned five battle stars.

In December 1968, the Yorktown would complete her final mission: recovering the Apollo 8 crew after a successful mission to the moon.

The USS Yorktown was decommissioned in 1970 and became a museum ship at Patriots Point five years later. Now a National Landmark, the USS Yorktown is nearly 75 years old and still attracts hundreds of thousands of people each year who wish to step aboard the legendary monumental battleship.

The USS Laffey (DD-724)

Docked next to the USS Yorktown is the USS Laffey, an Allen M. Sumner-class destroyer built by Bath Iron Works in Maine. Also referred to as “The Ship That Would Not Die,” the USS Laffey is the only surviving Sumner-class destroyer in North America, after withstanding multiple attacks and bombings during World War II.

A Brief History of USS Laffey

On February 8, 1944, the USS Laffey was commissioned at Bath, Maine with Rear Admiral Frederick Becton in command. After initial training, the boat prepared for the invasion of Normandy, where the Sumner-class destroyer would support Allied forces in the fight against the Germans in June 1944.

In addition to surviving the tumultuous D-Day landings at Normandy, the USS Laffey also withstood multiple bombings from 22 Japanese Kamikaze planes and conventional bombers while operating off Okinawa in 1945. Fighting for 80 minutes, the ship managed to shoot down many incoming planes, but not without taking serious hits as well.

Seven suicide planes crashed into the USS Laffey, and two bombs hit the ship, killing 32 and wounding 71 of the 336-man crew. Still, the USS Laffey survived and earned her famous wartime name, “The Ship That Would Not Die.”

The ship’s service in World War II also resulted in the Presidential Unit Citation and five battle stars. After serving in the Korean War and braving mine-infested waters at Wonsan Harbor, the USS Laffey would earn two additional battle stars.

The USS Laffey was decommissioned in 1975 and designated a National Historic Landmark in 1986. Now docked at Patriot’s Point, she is a must-see for history lovers.

The USS Clamagore (SS-343)

The USS Clamagore is an iconic Cold War Battleship that served for 30 years during the Cold War. She is the only GUPPY III submarine preserved in the United States.

The USS Clamagore was commissioned in June 1945 at the end of World War II. Built as a Baleo-class submarine by Electric Boat Division of General Dynamics Corporation, the Clamagore first operated off Key West, Florida under Commander S.C. Loomis, Jr.

After assuming numerous operations and tours, the USS Clamagore returned to Charleston in 1960. In 1948, she became one of only nine submarines to undergo GUPPY III conversion, an initiative by the U.S. Navy to improve her underwater performance. To clarify for those outside of the military, GUPPY is an acronym for the Greater Underwater Propulsion Power Program, with the “y” added for pronounceability.

During the conversion, the battleship was cut in half, and a new hull section was added. She received an impressive upgrade for a World War II-era submarine, with the latest fire control system and electronics installed.

The USS Clamagore was decommissioned in 1975 and was added to the Patriots Point Fleet in 1981. She was made a National Historic Landmark in 1989.

Unfortunately, the USS Clamagore suffers from serious structural fatigue, costing an estimated $6 million to repair. In January 2017, the museum signed a deal with Artificial Reefs International-Clamagore to sink the USS Clamagore in the ocean near Florida, making it an artificial reef.


Monumental Battleships of Charleston

For history buffs and maritime aficionados, a Charleston vacation isn’t truly complete without a visit to Patriots Point Naval & Maritime Museum. Home to legendary World War II battleships such as the USS Yorktown, the museum is one of only two museums in the country that has more than two battleships, making it one of the most popular attractions in the Holy City.

Located in the top-rated city of Mount Pleasant on the beautiful Charleston Harbor, the museum offers visitors a chance to see Charleston’s magnificent monumental battleships up close and learn about the heroes aboard them. As the fourth largest naval museum in the country, you won’t be short on things to do at Patriots Point.

The USS Yorktown (CV0-10)

Docked at Patriots Point is the USS Yorktown, the 10 th aircraft carrier to serve in the U.S. Navy and one of only 24 Essex-class aircraft carriers built during World War II. Named after the Battle of Yorktown in the American Revolutionary War, the Yorktown has played a pivotal role in our country’s history.

A Brief History of the USS Yorktown

The USS Yorktown was built in just 16 ½ months—a short time for a battleship of its size. Commissioned on April 15, 1943, the “Fighting Lady,” as she was called, participated in the Pacific Offensive, which resulted in an Allied victory over Japan in 1945.

Her service in World War II earned the USS Yorktown the Presidential Unit Citation and 11 battle stars, but she wasn’t finished yet. In the 1950s, the Yorktown was used as an anti-submarine aircraft carrier and took part in the Vietnam War (1965-1968), for which she earned five battle stars.

In December 1968, the Yorktown would complete her final mission: recovering the Apollo 8 crew after a successful mission to the moon.

The USS Yorktown was decommissioned in 1970 and became a museum ship at Patriots Point five years later. Now a National Landmark, the USS Yorktown is nearly 75 years old and still attracts hundreds of thousands of people each year who wish to step aboard the legendary monumental battleship.

The USS Laffey (DD-724)

Docked next to the USS Yorktown is the USS Laffey, an Allen M. Sumner-class destroyer built by Bath Iron Works in Maine. Also referred to as “The Ship That Would Not Die,” the USS Laffey is the only surviving Sumner-class destroyer in North America, after withstanding multiple attacks and bombings during World War II.

A Brief History of USS Laffey

On February 8, 1944, the USS Laffey was commissioned at Bath, Maine with Rear Admiral Frederick Becton in command. After initial training, the boat prepared for the invasion of Normandy, where the Sumner-class destroyer would support Allied forces in the fight against the Germans in June 1944.

In addition to surviving the tumultuous D-Day landings at Normandy, the USS Laffey also withstood multiple bombings from 22 Japanese Kamikaze planes and conventional bombers while operating off Okinawa in 1945. Fighting for 80 minutes, the ship managed to shoot down many incoming planes, but not without taking serious hits as well.

Seven suicide planes crashed into the USS Laffey, and two bombs hit the ship, killing 32 and wounding 71 of the 336-man crew. Still, the USS Laffey survived and earned her famous wartime name, “The Ship That Would Not Die.”

The ship’s service in World War II also resulted in the Presidential Unit Citation and five battle stars. After serving in the Korean War and braving mine-infested waters at Wonsan Harbor, the USS Laffey would earn two additional battle stars.

The USS Laffey was decommissioned in 1975 and designated a National Historic Landmark in 1986. Now docked at Patriot’s Point, she is a must-see for history lovers.

The USS Clamagore (SS-343)

The USS Clamagore is an iconic Cold War Battleship that served for 30 years during the Cold War. She is the only GUPPY III submarine preserved in the United States.

The USS Clamagore was commissioned in June 1945 at the end of World War II. Built as a Baleo-class submarine by Electric Boat Division of General Dynamics Corporation, the Clamagore first operated off Key West, Florida under Commander S.C. Loomis, Jr.

After assuming numerous operations and tours, the USS Clamagore returned to Charleston in 1960. In 1948, she became one of only nine submarines to undergo GUPPY III conversion, an initiative by the U.S. Navy to improve her underwater performance. To clarify for those outside of the military, GUPPY is an acronym for the Greater Underwater Propulsion Power Program, with the “y” added for pronounceability.

During the conversion, the battleship was cut in half, and a new hull section was added. She received an impressive upgrade for a World War II-era submarine, with the latest fire control system and electronics installed.

The USS Clamagore was decommissioned in 1975 and was added to the Patriots Point Fleet in 1981. She was made a National Historic Landmark in 1989.

Unfortunately, the USS Clamagore suffers from serious structural fatigue, costing an estimated $6 million to repair. In January 2017, the museum signed a deal with Artificial Reefs International-Clamagore to sink the USS Clamagore in the ocean near Florida, making it an artificial reef.


Monumental Battleships of Charleston

For history buffs and maritime aficionados, a Charleston vacation isn’t truly complete without a visit to Patriots Point Naval & Maritime Museum. Home to legendary World War II battleships such as the USS Yorktown, the museum is one of only two museums in the country that has more than two battleships, making it one of the most popular attractions in the Holy City.

Located in the top-rated city of Mount Pleasant on the beautiful Charleston Harbor, the museum offers visitors a chance to see Charleston’s magnificent monumental battleships up close and learn about the heroes aboard them. As the fourth largest naval museum in the country, you won’t be short on things to do at Patriots Point.

The USS Yorktown (CV0-10)

Docked at Patriots Point is the USS Yorktown, the 10 th aircraft carrier to serve in the U.S. Navy and one of only 24 Essex-class aircraft carriers built during World War II. Named after the Battle of Yorktown in the American Revolutionary War, the Yorktown has played a pivotal role in our country’s history.

A Brief History of the USS Yorktown

The USS Yorktown was built in just 16 ½ months—a short time for a battleship of its size. Commissioned on April 15, 1943, the “Fighting Lady,” as she was called, participated in the Pacific Offensive, which resulted in an Allied victory over Japan in 1945.

Her service in World War II earned the USS Yorktown the Presidential Unit Citation and 11 battle stars, but she wasn’t finished yet. In the 1950s, the Yorktown was used as an anti-submarine aircraft carrier and took part in the Vietnam War (1965-1968), for which she earned five battle stars.

In December 1968, the Yorktown would complete her final mission: recovering the Apollo 8 crew after a successful mission to the moon.

The USS Yorktown was decommissioned in 1970 and became a museum ship at Patriots Point five years later. Now a National Landmark, the USS Yorktown is nearly 75 years old and still attracts hundreds of thousands of people each year who wish to step aboard the legendary monumental battleship.

The USS Laffey (DD-724)

Docked next to the USS Yorktown is the USS Laffey, an Allen M. Sumner-class destroyer built by Bath Iron Works in Maine. Also referred to as “The Ship That Would Not Die,” the USS Laffey is the only surviving Sumner-class destroyer in North America, after withstanding multiple attacks and bombings during World War II.

A Brief History of USS Laffey

On February 8, 1944, the USS Laffey was commissioned at Bath, Maine with Rear Admiral Frederick Becton in command. After initial training, the boat prepared for the invasion of Normandy, where the Sumner-class destroyer would support Allied forces in the fight against the Germans in June 1944.

In addition to surviving the tumultuous D-Day landings at Normandy, the USS Laffey also withstood multiple bombings from 22 Japanese Kamikaze planes and conventional bombers while operating off Okinawa in 1945. Fighting for 80 minutes, the ship managed to shoot down many incoming planes, but not without taking serious hits as well.

Seven suicide planes crashed into the USS Laffey, and two bombs hit the ship, killing 32 and wounding 71 of the 336-man crew. Still, the USS Laffey survived and earned her famous wartime name, “The Ship That Would Not Die.”

The ship’s service in World War II also resulted in the Presidential Unit Citation and five battle stars. After serving in the Korean War and braving mine-infested waters at Wonsan Harbor, the USS Laffey would earn two additional battle stars.

The USS Laffey was decommissioned in 1975 and designated a National Historic Landmark in 1986. Now docked at Patriot’s Point, she is a must-see for history lovers.

The USS Clamagore (SS-343)

The USS Clamagore is an iconic Cold War Battleship that served for 30 years during the Cold War. She is the only GUPPY III submarine preserved in the United States.

The USS Clamagore was commissioned in June 1945 at the end of World War II. Built as a Baleo-class submarine by Electric Boat Division of General Dynamics Corporation, the Clamagore first operated off Key West, Florida under Commander S.C. Loomis, Jr.

After assuming numerous operations and tours, the USS Clamagore returned to Charleston in 1960. In 1948, she became one of only nine submarines to undergo GUPPY III conversion, an initiative by the U.S. Navy to improve her underwater performance. To clarify for those outside of the military, GUPPY is an acronym for the Greater Underwater Propulsion Power Program, with the “y” added for pronounceability.

During the conversion, the battleship was cut in half, and a new hull section was added. She received an impressive upgrade for a World War II-era submarine, with the latest fire control system and electronics installed.

The USS Clamagore was decommissioned in 1975 and was added to the Patriots Point Fleet in 1981. She was made a National Historic Landmark in 1989.

Unfortunately, the USS Clamagore suffers from serious structural fatigue, costing an estimated $6 million to repair. In January 2017, the museum signed a deal with Artificial Reefs International-Clamagore to sink the USS Clamagore in the ocean near Florida, making it an artificial reef.


Monumental Battleships of Charleston

For history buffs and maritime aficionados, a Charleston vacation isn’t truly complete without a visit to Patriots Point Naval & Maritime Museum. Home to legendary World War II battleships such as the USS Yorktown, the museum is one of only two museums in the country that has more than two battleships, making it one of the most popular attractions in the Holy City.

Located in the top-rated city of Mount Pleasant on the beautiful Charleston Harbor, the museum offers visitors a chance to see Charleston’s magnificent monumental battleships up close and learn about the heroes aboard them. As the fourth largest naval museum in the country, you won’t be short on things to do at Patriots Point.

The USS Yorktown (CV0-10)

Docked at Patriots Point is the USS Yorktown, the 10 th aircraft carrier to serve in the U.S. Navy and one of only 24 Essex-class aircraft carriers built during World War II. Named after the Battle of Yorktown in the American Revolutionary War, the Yorktown has played a pivotal role in our country’s history.

A Brief History of the USS Yorktown

The USS Yorktown was built in just 16 ½ months—a short time for a battleship of its size. Commissioned on April 15, 1943, the “Fighting Lady,” as she was called, participated in the Pacific Offensive, which resulted in an Allied victory over Japan in 1945.

Her service in World War II earned the USS Yorktown the Presidential Unit Citation and 11 battle stars, but she wasn’t finished yet. In the 1950s, the Yorktown was used as an anti-submarine aircraft carrier and took part in the Vietnam War (1965-1968), for which she earned five battle stars.

In December 1968, the Yorktown would complete her final mission: recovering the Apollo 8 crew after a successful mission to the moon.

The USS Yorktown was decommissioned in 1970 and became a museum ship at Patriots Point five years later. Now a National Landmark, the USS Yorktown is nearly 75 years old and still attracts hundreds of thousands of people each year who wish to step aboard the legendary monumental battleship.

The USS Laffey (DD-724)

Docked next to the USS Yorktown is the USS Laffey, an Allen M. Sumner-class destroyer built by Bath Iron Works in Maine. Also referred to as “The Ship That Would Not Die,” the USS Laffey is the only surviving Sumner-class destroyer in North America, after withstanding multiple attacks and bombings during World War II.

A Brief History of USS Laffey

On February 8, 1944, the USS Laffey was commissioned at Bath, Maine with Rear Admiral Frederick Becton in command. After initial training, the boat prepared for the invasion of Normandy, where the Sumner-class destroyer would support Allied forces in the fight against the Germans in June 1944.

In addition to surviving the tumultuous D-Day landings at Normandy, the USS Laffey also withstood multiple bombings from 22 Japanese Kamikaze planes and conventional bombers while operating off Okinawa in 1945. Fighting for 80 minutes, the ship managed to shoot down many incoming planes, but not without taking serious hits as well.

Seven suicide planes crashed into the USS Laffey, and two bombs hit the ship, killing 32 and wounding 71 of the 336-man crew. Still, the USS Laffey survived and earned her famous wartime name, “The Ship That Would Not Die.”

The ship’s service in World War II also resulted in the Presidential Unit Citation and five battle stars. After serving in the Korean War and braving mine-infested waters at Wonsan Harbor, the USS Laffey would earn two additional battle stars.

The USS Laffey was decommissioned in 1975 and designated a National Historic Landmark in 1986. Now docked at Patriot’s Point, she is a must-see for history lovers.

The USS Clamagore (SS-343)

The USS Clamagore is an iconic Cold War Battleship that served for 30 years during the Cold War. She is the only GUPPY III submarine preserved in the United States.

The USS Clamagore was commissioned in June 1945 at the end of World War II. Built as a Baleo-class submarine by Electric Boat Division of General Dynamics Corporation, the Clamagore first operated off Key West, Florida under Commander S.C. Loomis, Jr.

After assuming numerous operations and tours, the USS Clamagore returned to Charleston in 1960. In 1948, she became one of only nine submarines to undergo GUPPY III conversion, an initiative by the U.S. Navy to improve her underwater performance. To clarify for those outside of the military, GUPPY is an acronym for the Greater Underwater Propulsion Power Program, with the “y” added for pronounceability.

During the conversion, the battleship was cut in half, and a new hull section was added. She received an impressive upgrade for a World War II-era submarine, with the latest fire control system and electronics installed.

The USS Clamagore was decommissioned in 1975 and was added to the Patriots Point Fleet in 1981. She was made a National Historic Landmark in 1989.

Unfortunately, the USS Clamagore suffers from serious structural fatigue, costing an estimated $6 million to repair. In January 2017, the museum signed a deal with Artificial Reefs International-Clamagore to sink the USS Clamagore in the ocean near Florida, making it an artificial reef.


Ver el vídeo: Charleston Harbor Cruises (Diciembre 2021).